domingo, 3 de febrero de 2008

"Báquica", de Konstantino Kavafis


BÁQUICA,
de Konstantino Kavafis.



Cansado del engañoso mundo
sólo en mi copa encuentro paz;
en ella encierro vida, esperanza, deseos;
¡dadme de beber!

Mi copa me aleja de la desgracia, de las tormentas de la
vida;
cual marinero salvado de un naufragio,
ella es para mí como un puerto salvador;
¡dadme de beber!

Oh dame mi amado vino y su calor, llévate lejos
todas las cosas desagradables. Que el frío de la envidia
o de la desgracia,
del odio y de la intriga no me toquen;
¡dadme de beber!

No quiero ver la grosera verdad desnuda.
Yo gozo de otra vida, un mundo nuevo;
me encuentro a mí mismo en un vasto prado de sueños;
¡dadme de beber!

Y si esto es veneno, y si he de hallar en el vino
la amargura de la muerte, nunca dejará de darme su
felicidad,
su deleite, su gozo, oh maravilloso veneno;
¡dadme de beber!


No hay comentarios: