lunes, 31 de marzo de 2008

Fallece Dith Pran

No tenía pensado hacer una sección sobre personajes ilustres, pero al leer esta mañana en el periódico que Dith Pran acababa de fallecer, me he visto obligado a dedicarle una entrada en este blog.

Dith Pran nació el 27 de septiembre de 1942 en Camboya, y su historia es digna de ser contada: en 1972, Dith Pran, fotógrafo de profesión, comenzó a trabajar junto al periodista Sydney Schanberg cubriendo la guerra civil de Camboya. Sin embargo, en 1975, tras no hacer caso a una orden de evacuación de Phnom Penh, donde se encontraban en ese momento, con el objetivo de cubrir más de cerca la caída de la ciudad frente a los Jemeres Rojos, nuestros protagonistas fueron capturados por éstos, junto a otros dos periodistas más. Dith consiguió convencer a los Jemeres Rojos de que las otras tres personas que habían capturado eran periodistas franceses neutrales, logrando que los dejasen en libertad. Sin embargo, Dith Pran, lejos de ser puesto en libertad junto a sus compañeros, fue enviado a campos de trabajo en Camboya, más conocidos como "campos de la muerte", donde sufrió hambre y tortura durante cuatro años.

Tras esos cuatro años de tortura, Dith consiguió escapar a Tailandia, donde se puso en contacto con su antiguo compañero, Sydney Schanberg, que estuvo todo ese tiempo tratando de encontrar a Pran, sin éxito. Tras esa llamada, Schanberg acudió inmediatamente a aquel país para rescatarlo por fin. A partir de ese momento, Dith comenzó a trabajar en EEUU como fotógrafo para el New York Times.

La historia vivida por Dith Pran y Sydney Schanberg fue llevada al cine en 1984 en la película Los gritos del silencio, ganadora de tres Oscars. Además, Schanberg ganó el premio Pulitzer de 1976 por el artículo en que contaba la cobertura del conflicto camboyano, donde también se mencionaba el nombre de Dith Pran.

Creo que esta noche volveré a ver esa película. Descanse en paz.

domingo, 30 de marzo de 2008

"Melancolía", de Georg Trakl



MELANCOLÍA,
de Georg Trakl.


Sombras azuladas y esos ojos oscuros
que al pasar me miran hondamente.
El sonido del otoño se acompaña con guitarras
y en el jardín se disuelve su ceniza impura.
Las pesadumbres sombrías de la muerte
preparan sus delicadas manos.
De pechos opulentos beben descarnados labios
y en la piel dorada del niño solar
ondulan húmedos sus rizos.

sábado, 29 de marzo de 2008

Inmanuel Kant dijo...

"La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación."

Inmanuel Kant

viernes, 28 de marzo de 2008

"Nana para un niño indígena", de Ismael Serrano



NANA PARA UN NIÑO INDÍGENA,
de Ismael Serrano.


Duerme mi cielo,
mi niño eterno, dueño del mundo,
mi corazón.
Despertarás y habrá acabado la larga noche
y su terror.
Vendrá la luz y el amanecer posará en tus labios
la esperanza que sueñan los pueblos originarios.

Sueña Pichiche,
con las praderas donde el manzano
ya floreció,
en esa tierra en que el huinca aprende
nuestros amores, los que olvidó.
Él allí comprenderá que tu gente quiera romper
las alambradas que cierran la ruta a Peumayen.

Duerme, mi pequeño,
que en el país al que vas dormido
escriben la verdadera historia los vencidos.
No temas despertarte,
que la luz que se cuela por el tamiz de tus sueños
alumbra esta noche y limpia el cielo del mundo.
Duérmete y que vuestro sueño custodie el futuro.

Duerme mi wawa,
la Pachamama besa tu frente y en su interior
guarda su oro negro y volátil, para ofrecértelo a ti, mi amor.
Duerme que un sueño nos salvará de tanto olvido,
y espantará al águila que acecha al puma herido.

Dulce paal,
duerme tranquilo, que aquí a la selva no llegarán
el monstruo con dientes de acero, rencor y escamas y su ley marcial,
que a la tarde llegó un mensajero con pasamontañas
diciendo que traerá música y flores por la mañana.

Duerme, mi pequeño,
que en el país al que vas dormido
escriben la verdadera historia los vencidos.
No temas despertarte,
que la luz que se cuela por el tamiz de tus sueños
alumbra esta noche y limpia el cielo del mundo.
Duérmete y que vuestro sueño custodie el futuro.

jueves, 27 de marzo de 2008

Friedrich Nietzsche dijo...

"Benditos sean los olvidadizos, pues superan incluso sus propios errores."

Friedrich Nietzsche

miércoles, 26 de marzo de 2008

"Los árboles", de Franz Kafka



LOS ÁRBOLES,
de Franz Kafka.


Porque somos como troncos de árboles en la nieve. Aparentemente, sólo están apoyados en la superficie, y con un pequeño empellón se los desplazaría. No, es imposible, porque están firmemente unidos a la tierra. Pero atención, también esto es pura apariencia.

viernes, 21 de marzo de 2008

"Desdicha del soltero", de Franz Kafka



DESDICHA DEL SOLTERO,
de Franz Kafka.


Parece tan terrible quedarse soltero, ser un viejo que tratando de conservar su dignidad suplica una invitación cada vez que quiere pasar una velada en compañía de otros seres, estar enfermo y desde el rincón de la cama contemplar durante semanas el cuarto vacío, despedirse siempre ante la puerta de calle, no ascender nunca las escaleras junto a su mujer, sólo tener una habitación con puertas laterales que conducen a habitaciones de extraños, traer la cena a casa en un paquete, tener que admirar a los niños de los demás y ni siquiera poder seguir repitiendo "Yo no lo tengo", modelar su aspecto y su proceder de acuerdo a uno o dos solterones que uno conoció cuando era joven.

Así será, pero también hoy y más tarde, en realidad, será uno mismo quien esté allí, con un cuerpo y una cabeza reales, y también una frente, para poder golpeársela con la mano.

martes, 18 de marzo de 2008

"Vida", de Dámaso Alonso



VIDA,
de Dámaso Alonso.


Entre mis manos cogí
un puñadito de tierra.
Soplaba el viento terrero.
La tierra volvió a la tierra.
Entre tus manos me tienes,
tierra soy.
El viento orea
tus dedos, largos de siglos.
Y el puñadito de arena
-grano a grano, grano a grano-
el gran viento se lo lleva.

domingo, 16 de marzo de 2008

Aforismos dispersos - Año 1918


"El suicida es como el preso que, viendo levantar un patíbulo en el patio de la cárcel, cree erróneamente que es para él, y por la noche se fuga de la celda, baja al patio y se ahorca él solo."

Franz Kafka

sábado, 15 de marzo de 2008

"Qué desastre"

Esta canción se titula Qué desastre, y pertenece a la película Pesadilla antes de Navidad.


QUÉ DESASTRE


Qué desastre,
qué desastre,
¿dónde voy?
Ciego estoy.
Yo no sé
qué pensé.
Se perdió.
Qué final.
Y qué mal
terminó.
Qué desastre.
Si pudiera, muy lejos yo me iría.
Si me encuentran algún día
solo habrá un cartel,
"aquí en paz descansa Jack".
Yo nunca imaginé esta locura,
y no lo podían comprender,
que yo solo quería para ellos lo mejor,
y es que todo lo que hago es un error.
Pues, me da igual,
al menos lo intenté,
y por Dios todos lo saben, triunfé.
El cielo estuve ahí, a punto de tocar,
y de mí grandes historias recordarán.
Y por primera vez, desde hace tiempo ya,
me he sentido otra vez como un tipo genial.
Yo, Jack, ¡el rey del mal!
Ah, sí , ¡yo soy el rey del mal!
No esperaré hasta Halloween,
porque tengo un nuevo plan
con el que se asustarán.
Y con gran esfuerzo sé que lo voy a intentar.
Oh oh, espero estar a tiempo de rectificar.


lunes, 10 de marzo de 2008

"El deseo de ser piel roja", de Franz Kafka



EL DESEO DE SER PIEL ROJA,
de Franz Kafka.


Si uno pudiera ser un piel roja siempre alerta, cabalgando sobre un caballo veloz, a través del viento, constantemente sacudido sobre la tierra estremecida, hasta arrojar las espuelas porque no hacen falta espuelas, hasta arrojar las riendas porque no hacen falta riendas, y apenas viera ante sí que el campo era una pradera rasa, habrían desaparecido las crines y la cabeza del caballo.

domingo, 9 de marzo de 2008

Aforismos dispersos - Año 1920


"Dices que debo seguir bajando, pero ya estoy muy abajo, se me corta la respiración, aquí mismo ya casi es demasiado profundo, pero ya que ha de ser así, estoy dispuesto a quedarme. ¡Qué espacio! Es probablemente el lugar más profundo. Así y todo me quiero quedar; eso sí, no me obligues a seguir bajando."

Franz Kafka

sábado, 8 de marzo de 2008

"La negativa", de Franz Kafka

A continuación os pongo un cuento titulado La negativa, que fue escrito en 1906 por el autor que da nombre a este blog, Franz Kafka.


LA NEGATIVA,
de Franz Kafka.


Si me encuentro a una muchachita bonita y le pido: "Sé buena, ven conmigo", y pasa de largo sin decir una palabra, su actitud significa:

"Tú no eres un duque con apellido rimbombante; ningún americano atlético con la estatura de un indio, con ojos horizontales y contemplativos, con una piel acariciada por el aire de las praderas y de los ríos que fluyen por ellas. No has viajado a los Grandes Lagos, ni los has surcado, aunque no sé ni dónde se encuentran. Así que dime, por qué yo, una muchacha bonita, tendría que ir contigo".

"Olvidas que no te llevan en automóvil por la calle, balanceándote con sus sacudidas; no veo ir detrás de ti a los señores pertenecientes a tu séquito, embutidos en sus trajes y murmurándote piropos. Tus pechos quedan bien comprimidos por el corsé, pero tus muslos y caderas se resarcen por esa sobriedad. Llevas un vestido de tafetán con pliegues, como el que nos alegró tanto a todos el pasado otoño y, sin embargo, con ese peligro mortal en el cuerpo, sólo te ríes de vez en cuando".

"Sí, los dos tenemos razón y, para no ser conscientes de ello de un modo irrefutable, preferimos irnos solos a casa, ¿verdad?".

jueves, 6 de marzo de 2008

"La extraña pareja", de Ismael Serrano



LA EXTRAÑA PAREJA,
de Ismael Serrano.


Eran conocidos en las calles del barrio,
conocidos en todos los bares y tabernas.
Él tan serio, tan alto, tan pálido y delgado,
ella morena y frágil, tan graciosa y pequeña.
Él rondaba, más o menos, los cincuenta,
y ella debía tener no más de veinticuatro.
Él daba clases, creo, en alguna academia,
y ella estudiaba, creo, un curso de italiano.
Bebían y se amaban, o eso parecía,
discutían a veces, a veces sonreían,
se besaban y odiaban, pero nadie es perfecto,
el amor es difícil y extraño en estos tiempos.

La noche debilita los corazones,
noches de funeral, de vino y rosas.
Brindemos por el amor y sus fracasos,
quizás podamos escoger nuestra derrota.
El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura.

Él entró una noche en el bar de costumbre,
iba vestido todo de riguroso luto,
venía borracho y solo, traía el gesto serio,
y entre las manos una corona de difuntos.
Ella le había dejado, nos explicó sereno,
y había decidido considerarla muerta,
y brindar por su olvido y su descanso eterno,
y celebrar su entierro de taberna en taberna.
Así que allá nos fuimos, y para qué contaros:
vasos vinos y risas, alguna vomitona,
abrazos de amistad, eterna aquella noche.
Requiescat y brindemos por ella y su memoria.

La noche debilita los corazones,
noches de funeral, de vino y rosas.
Brindemos por el amor y sus fracasos,
quizás podamos escoger nuestra derrota.
El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura.

Al salir de El Almendro ya iba muy borracho,
se cayó en el asfalto y me incliné a su lado.
Supe que estaba muriéndose de golpe,
dijo algo en mi oído, se deshizo en mis brazos.
Se lo llevó la ambulancia con su corona y todo,
y yo me fui a cumplir con su encargo maldito.
Llegué hasta el bar que él me había indicado
y busqué a la muchacha entre el humo y el ruido.
Por fin la vi, bailaba muy despacio,
refugiada en el cálido pecho de un muchacho.
Le conté, me escuchó, se abrazó a su pareja.
Yo no sé si lloró, no se veía apenas.

La noche debilita los corazones,
noches de funeral, de vino y rosas.
Brindemos por el amor y sus fracasos,
quizás podamos escoger nuestra derrota.
El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura.

lunes, 3 de marzo de 2008

"La ventana que da a la calle", de Franz Kafka

A continuación os dejo un microrrelato de Franz Kafka titulado La ventana que da a la calle, escrito en algún momento entre octubre de 1910 y agosto de 1912, y publicado en 1913.


LA VENTANA QUE DA A LA CALLE,
de Franz Kafka.


Quien vive solo y, sin embargo, desea en algún momento unirse a alguien; quien en consideración a los cambios del ritmo diario, al clima, a las relaciones laborales y a otras cosas semejantes quiere ver, sin más, un brazo cualquiera en el que poder apoyarse, esa persona no podrá seguir mucho tiempo sin una ventana que dé a la calle. Y le ocurre que no busca nada, sólo aparece ante el alféizar de la ventana como un hombre cansado, abriendo y cerrando los ojos entre el público y el cielo, y tampoco quiere nada, e inclina la cabeza ligeramente hacia atrás, así le arrastran hacia abajo los caballos con el séquito formado por el coche y el ruido hasta que, finalmente, alcanza la armonía humana.

sábado, 1 de marzo de 2008

"Rima XX", de Gustavo Adolfo Bécquer

Os dejo la Rima XX del Libro de los gorriones de Gustavo Adolfo Bécquer. Espero que os guste:



RIMA XX (LIBRO DE LOS GORRIONES),
de Gustavo Adolfo Bécquer.


Hoy como ayer, mañana como hoy
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar... andar.

Moviéndose a compás como una estúpida
máquina el corazón;
la torpe inteligencia del cerebro
dormida en un rincón.

El alma, que ambiciona un paraíso,
buscándole sin fe;
fatiga sin objeto, ola que rueda
ignorando por qué.

Voz que incesante con el mismo tono
canta el mismo cantar,
gota de agua monótona que cae
y cae sin cesar.

Así van deslizándose los días
uno de otros en pos,
hoy lo mismo que ayer... y todos ellos
sin gozo ni dolor.

¡Ay! ¡a veces me acuerdo suspirando
del antiguo sufrir!
¡Amargo es el dolor pero siquiera
padecer es vivir!