viernes, 30 de mayo de 2008

Premio al esfuerzo personal

Acabo de recibir este premio por parte de Alu, y la verdad es que me ha conseguido alegrar el día, aunque sea un poco. Puedo aseguraros que hoy ha sido uno de los peores días que he pasado en mucho tiempo, y la verdad es que necesitaba una noticia como esta para conseguir alegrarme un poco. Muchísimas gracias Alu por pensar en mí para este premio, de verdad. A continuación voy a nombrar a mis siete ganadores y los motivos por los que los he elegido.

1. Un refugio para el corazón, de Buttercup, porque es uno de mis blogs preferidos, que visito casi a diario, y porque se nota que es un blog muy de su autora. Aunque Buttercup apenas tenga tiempo para actualizar, lo cierto es que cuando lo hace nos sorprende a todos todavía más con sus poemas y sus relatos, y el simple hecho de ver que ha actualizado ya despierta en todos los que la leemos una sonrisa en nuestra cara, pues una actualización suya significa que vamos a tener la oportunidad de leer algo maravilloso. Como leí una vez en un comentario que le dejaron: "actualiza poco, pero merece la pena esperar". En fin, que pelota soy... pero lo que digo es lo que siento.

2. De Norte a Surf, de Alberto. Porque, si se trata de un premio al esfuerzo personal, este blog se lo merece sin ninguna duda. Desde hace ya más de un año, Alberto ha estado actualizando prácticamente a diario y nos ha ido informando de todas y cada una de las noticias del mundo del surf. En este tiempo, ha conseguido recibir más de ocho mil visitas, y su blog se ha convertido en uno de los principales blogs de este deporte.

3. Sin miedo a nada, de Marieta. Porque se trata de un blog que se actualiza casi a diario y cuya temática es bastante parecida a la mía. Me encanta tu blog y suelo visitarlo a diario, a pesar de que no comente demasiado.

4. Afisionada, también por motivos parecidos. Actualiza prácticamente a diario e intenta hacer llegar su blog a todos nosotros. Tengo que decirte que, a pesar de que no suela comentar a menudo, lo visito y leo todos los días.

5. Jaquemate, de Ulysses, porque trata de acercarnos la literatura a todos. Se trata de un lugar de reunión muy interesante para todos los que amamos las letras. Me parece uno de los mejores blogs que he visitado.

6. Historiador parado, de Carlos. Se trata de un blog fundamentalmente de historia, mediante el cual su autor intenta darnos a conocer cómo eran las cosas antiguamente. Además, también hay artículos de prensa y política actuales. He de decir que este blog tiene algunas actualizaciones en valenciano y otras en castellano.

7. Olor a incertidumbre, de muchos autores. Quizá parezca un poco egocéntrico dar un premio a un blog que yo mismo creé junto a mis hermanos, pero lo cierto es que, actualmente, somos once personas detrás de ese blog, y todas y cada una de ellas intenta hacer de este blog algo importante. Se trata de un blog que lleva mucho trabajo detrás por parte de muchas personas distintas, y si se trata de un premio al esfuerzo personal, este blog sin duda que lo merece. Yo soy uno de los administradores de este blog, pero el premio no es para mí, es para todas las personas que estamos detrás.

Enhorabuena a los premiados. Podría haber nombrado muchos más blogs, pero el límite estaba en siete y he decidido nombrar a estos. Espero que nadie se ofenda por ello.

Reglas:

1. Al recibir el PREMIO, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.

2. Poner las reglas en el blog.

3. Elegir 7 blogs que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos.

4. Avisar a los galardonados dejando un comentario en su blog.

El orden de los nombrados no tiene importancia.

miércoles, 28 de mayo de 2008

"Recuerdo", de Ismael Serrano

Me levanto temprano, moribundo.
Perezoso resucito, bienvenido al mundo.
Con noticias asesinas me tomo el desayuno.

Camino del trabajo, en el metro,
aburrido vigilo las caras de los viajeros,
compañeros en la rutina y en los bostezos.

Y en el asiento de enfrente,
un rostro de repente,
claro ilumina el vagón.

Esos gestos traen recuerdos
de otros paisajes, otros tiempos,
en los que una suerte mejor me conoció.

No me atrevo a decir nada, no estoy seguro,
aunque esos ojos, sin duda, son los suyos,
más cargados de nostalgia, quizás más oscuros.

Pero creo que eres tú y estás casi igual,
tan hermosa como entonces, quizás más.
Sigues pareciendo la chica más triste de la ciudad.

Cuánto tiempo ha pasado desde los primeros errores,
del interrogante en tu mirada.
La ciudad gritaba y maldecía nuestros nombres,
jóvenes promesas, no, no teníamos nada.

Dejando en los portales los ecos de tus susurros,
buscando cualquier rincón sin luz.
"Agárrate de mi mano, que tengo miedo del futuro",
y detrás de cada huida estabas tú, estabas tú.

En las noches vacías en que regreso
solo y malherido, todavía me arrepiento
de haberte arrojado tan lejos de mi cuerpo.

Ahora que te encuentro, veo que aún arde
la llama que encendiste. Nunca, nunca es tarde
para nacer de nuevo, para amarte.

Debo decirte algo antes de que te bajes
de este sucio vagón y quede muerto,
mirarte a los ojos, y tal vez recordarte,
que antes de rendirnos fuimos eternos.

Me levanto decidido y me acerco a ti,
y algo en mi pecho se tensa, se rompe.
"¿Cómo estás? Cuánto tiempo, ¿te acuerdas de mí?"
Y una sonrisa tímida responde:

"Perdone, pero creo que se ha equivocado".
"Disculpe, señorita, me recuerda tanto
a una mujer que conocí hace ya algunos años".

Más viejo y más cansado vuelvo a mi asiento,
aburrido vigilo las caras de los viajeros,
compañeros en la rutina y en los bostezos.

lunes, 26 de mayo de 2008

Así habló Zaratustra

Es verdad: nosotros amamos la vida no porque estemos habituados a vivir, sino porque estamos habituados a amar.
Siempre hay algo de demencia en el amor. Pero siempre hay también algo de razón en la demencia.

Fragmento de Así habló Zaratustra,
de Friedrich Nietzsche.

sábado, 24 de mayo de 2008

Premio Arte y Pico

Últimamente están de moda los premios para blogs creados por los propios blogueros, y aunque sé que a muchos puede parecerle una tontería, lo cierto es que a mí, como escritor de blogs que soy, me hace bastante ilusión. No solo por el hecho de que un compañero te elija entre muchos otros - que también -, sino por el hecho de que son estos premios que nos damos entre nosotros los que nos animan a seguir escribiendo en el blog y los que nos dicen que estamos haciendo las cosas, si no del todo bien, al menos de la forma correcta. Este premio quiere decir que hay gente que te lee, y eso, creo, es lo más importante de todo. Y, además, estos premios también sirven para ayudarnos entre nosotros los blogueros a mejorar nuestros blogs y a darlos a conocer - cosa que demuestra el compañerismo y la unión entre los que apoyamos y defendemos los blogs. Por eso, me gustaría agradecer a Ulysses que me haya elegido para este premio.

Tengo que nombrar a otros siete blogs para entregarles este premio, y son los siguientes:

1. Un refugio para el corazón, de la princesa Buttercup.
3. Sin miedo a nada, de Marieta.
5. Postales, de Postal.
6. Universo estrellado, de Gema.

Me gustaría nominar a Ulysses, ya que la temática de su blog me gusta muchísimo (de hecho, su blog es parecido a este en algunos aspectos), pero como él ha sido el que me ha entregado el premio a mí, supongo que no podré entregárselo yo ahora de nuevo. Aun así, sabes que si pudiese te lo daría.

Estas son las normas a seguir:

1º.- Al recibir el PREMIO, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.

2º.- Elegir 7 blogs que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles de que han sido premiados con el PREMIO “ARTE Y PICO”.

3º.- Opcional. Exhibir el PREMIO con orgullo en tu blog haciendo enlace al post que tú escribes sobre él.

4°.- Por supuesto, esto es un juego, y no hay problema si alguien no acepta el premio.

El orden de los nombrados no tiene importancia.

domingo, 18 de mayo de 2008

"Últimamente", de Ismael Serrano

Últimamente ando algo perdido,
me han vencido viejos fantasmas,
nuevas rutinas.

Y en cada esquina acecha un ratero
para robarme las alhajas, los recuerdos,
las felicidades.

De un tiempo a esta parte
llego siempre tarde
a todas mis citas.

Y la vida me parece una fiesta
a la que nadie
se ha molestado en invitarme.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto, no amarte,
no amarte.

Últimamente ando desconcertado,
así que ponte a salvo, porque en este estado
ando como loco.

Y me enamoro de mujeres comprometidas,
llenas de abrazos,
llenas de mentiras.

De un tiempo a esta parte, a mi amor propio algo le falta,
lo has dejado unos puntos
por debajo del de Kafka.

Y la vida me parece una fiesta
a la que nadie
se ha molestado en invitarme.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto,
me cuesta tanto no amarte.

Últimamente planeo una huida
para rehacer mi vida,
probablemente en Marte.

Seguro que allí no hay nadie empeñado en aconsejarme:
"Ismael, ¿qué te pasa?
No estudias, no trabajas".

Y qué vamos a hacerle,
si es que últimamente ando algo perdido,
si te necesito.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto, tanto,
me cuesta tanto no amarte.

Han de venir tiempos mejores,
cometeré más errores, daré menos explicaciones,
y haré nuevas canciones

en las que te cuente cómo, últimamente,
son tan frecuentes tristes amaneceres
ahogando mis finales,

repetidos, cansados,
miserables,
llenos de soledades.

De un tiempo a esta parte
me cuesta tanto, tanto,
me cuesta tanto no amarte.

sábado, 17 de mayo de 2008

"Ítaca", de Konstantino Kavafis

Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones y a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañara Ítaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Ítacas.

jueves, 8 de mayo de 2008

Jorge Luis Borges dijo...

"Yo he escrito también algunos cuentos en los cuales traté ambiciosa e inútilmente de ser Kafka".

Jorge Luis Borges

miércoles, 7 de mayo de 2008

"Sin ti a mi lado", de Ismael Serrano

Estoy cansado de hacer el mismo recorrido, el mismo trabajo,
ver las mismas caras, los mismos paisajes, sin ti a mi lado.
Mi vida, poco a poco, se va llenando de esos días
tristes, grises y opacos, que uno omite en su biografía.

Cansado de ir cada noche a los mismos bares,
buscándote aunque sé que no estás, que no voy a encontrarte.
Cansado de ir cada noche lamentando tu ausencia,
directamente a tu altar para hacerte una ofrenda.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.
Mira en tu buzón, dejé un mensaje.
No todo está perdido, encuéntrate conmigo,
tú bien conoces el camino.

A esas horas, en las que casi todos engañan a sus amantes,
casi siempre encuentro un buen momento para asesinarme.
Y entre muerte y muerte miro a la ventana,
con la vana esperanza de ver que Madrid se consume entre llamas.

Tú quizás mientras busques un horario perdido
o cantes una canción para dormir a un niño.
Tú quizás mientras busques en horarios perdidos
la letra de una canción que yo te he escrito.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.
Mira en tu buzón, dejé un mensaje.
No todo está perdido, encuéntrate conmigo,
tú bien conoces el camino.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.

martes, 6 de mayo de 2008

El Principito

Conozco un planeta donde hay un Señor carmesí. Jamás ha aspirado una flor. Jamás ha mirado a una estrella. Jamás ha querido a nadie. No ha hecho más que sumas y restas. Y todo el día repite como tú: "¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!". Se infla de orgullo. Pero no es un hombre, ¡es un hongo!

Fragmento del libro El Principito,
escrito por Antoine de Saint-Exupéry.

sábado, 3 de mayo de 2008

El guardián entre el centeno (II)

Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno.

Fragmento del libro El guardián entre el centeno,
escrito por J. D. Salinger.

viernes, 2 de mayo de 2008

Miguel Delibes dijo...

"Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales".

Miguel Delibes

jueves, 1 de mayo de 2008

El guardián entre el centeno

Mientras seguía andando pensé que Pheobe iba a ese museo todos los sábados como había ido yo. Pensé que vería las mismas cosas que yo había visto, y que sería distinta cada vez que fuera. Y no es que la idea me deprimiera, pero tampoco me puso como unas castañuelas. Hay cosas que no deberían cambiar, cosas que uno debería poder meter en una de esas vitrinas de cristal y dejarlas allí tranquilas. Sé que es imposible, pero es una pena. En fin, eso es lo que pensaba mientras andaba.

Fragmento del libro El guardián entre el centeno,
escrito por J. D. Salinger.