jueves, 10 de julio de 2008

Tokio blues

Aún después de que la luciérnaga hubiera desaparecido, el rastro de su luz permaneció largo tiempo en mi interior. Aquella pequeña llama, semejante a un alma que hubiese perdido su destino, siguió errando eternamente en la oscuridad de mis ojos cerrados. Alargué la mano repetidas veces hacia esa oscuridad. Pero no pude tocarla. La tenue luz quedaba más allá de las yemas de mis dedos.

Haruki Murakami, Tokio Blues.

7 comentarios:

belalugosisdead dijo...

Desde que oí hablar de este libro me llamo su atencion, solamente por el titulo. Es un titulo que me sugiere muchas cosas.
Ahora veo que tiene mucho mas que un buen titulo, como ya intuia
Me lo apunto en lecturas pendientes

Francisco Cenamor dijo...

Tienes un blog interesante. El viernes 18 de julio haré un breve comentario sobre tu blog en nuestra sección habitual de ese día del Blog literario Asamblea de palabras (http://franciscocenamor.blogspot.com).
Un saludo.

annna dijo...

soy les llagrimes,pero me cambie de blog, ._.

:*

spence dijo...

que grande el puto murakami.
totalmente de acuerdo con francisco_cenamor, tienes un blog interesante tío.

saludos.

annna dijo...

oh gracias por ponerme en links ^^
yo nose si te tengo,pero ahora te pongo,que ando liada.

:_____)

Postal dijo...

Es un libro preciosísimo :_

¿Has leído Kafka en la orilla, también de Murakami? Es casi todavía mejor. Aún soy incapaz de decidir cuál me gusta más.

The sea, the sky, the dust dijo...

este libro es una maravilla...solo me queda por leer de Murakami, Kafka en la orilla, y lo tengo en casa.