lunes, 9 de febrero de 2009

Asombro

Este artículo de opinión fue publicado ayer, viernes 6 de febrero, en el diario El País. Su autor es Juan José Millás:

Tiempos raros, difíciles, como todos por otra parte. La normalidad es una quimera, un sueño, un desvarío. Los trámites exigidos por la naturaleza para alcanzar la condición de insecto son alucinantes, aunque no menos que los necesarios para llegar a rata o a hombre, por no mencionar las fases que es preciso atravesar, desde esta condición, para obtener el estatus de juez, de registrador de fincas, de subsecretario o de poeta de la experiencia. Qué mérito, vivir como normales todos estos sucesos portentosos. Ahora mismo, en plena crisis económica, con un invierno de perros y cientos de miles de familias al borde de la desesperación, pues se acuestan con el mismo horizonte con el que se levantan, llama a la puerta de casa un señor de morado que asegura representar a Dios y no hay otro remedio que recibirle, que agasajarle, que darle la razón, que invitarle a comer. Es tal el terror que nos inspira, que lo recibe el presidente del Gobierno y la vicepresidenta y el ministro de Asuntos Exteriores y los Reyes y el Príncipe... ¿Estamos fumados o qué? ¿Qué hay que meterse en las venas o en la cabeza para participar de ese delirio? Ni el peyote, por lo que uno ha leído, produce estragos semejantes. Pues nada, el señor de morado se va con sus subvenciones debajo del brazo y ahora toca rogar a los banqueros (que metafóricamente van también de púrpura) que restablezcan el flujo crediticio. No sé ustedes, pero uno escucha esa expresión, "flujo crediticio", y piensa lógicamente en piernas abiertas, en sábanas arrugadas, en ropa interior húmeda, en movimientos hormonales. O sea, que tenemos que excitar a los banqueros, como si no lleváramos toda la vida haciéndolo con nuestras nóminas y nuestras tarjetas de crédito y nuestras comisiones y nuestros créditos personales o hipotecarios. Luego nos asombra la vida de los insectos.

Juan José Millás, Asombro,
diario El País, 06/02/2009

3 comentarios:

Nany dijo...

Hola Pepe!

Me dejaste un comentario hace un año en mi blog. Perdón por no responderte... y me da verguenza decir esto pero... lo acabo de ver. Es que no sabía que tenía habilitada esa opción... mil disculpas. Gracias por pasarte por allí, date un vuelta de vez en cuando iré poniendo más cosillas.

Con los puzzles hay que tener paciencia, espacio y nada de prisa. Y la técnica ya la vas cogiendo con el tiempo. Lo de siempre, primero el borde, luego separar por colores... en fin, cada maestrillo... son geniales. Me encantan. Tardé aproximadamente un mes en armar ese.

En respuesta a tu pregunta, estudio 3.º de Ciencias de Políticas y de la Administración y también estudio alemán.

Un beso!

Alu dijo...

Juan José Millás!Un gran artista! Sabias palabras. Siento últimamente no tener tiempo para blogs ni MSN Pepe, ya sabes la PAU está ahí, acechando y quiero que todo salga bien. Necesito tiempo al igual que necesito escribir.

Un beso, cuidate muy MUCHO!

Ulysses dijo...

Muy buen texto, lamentablemente la crisis es una constante. Estoy totalmente de acuerdo con Juan José Millás

Saludos