sábado, 28 de marzo de 2009

La Ciudad de Dios

"Si me engaño, existo; pues quien no existe no puede tampoco engañarse; y por esto, si me engaño, existo. Entonces, puesto que si me engaño existo, ¿cómo me puedo engañar sobre la existencia, siendo tan cierto que existo si me engaño? Por consiguiente, como sería yo quien se engañase, aunque se engañase, sin duda en el conocer que me conozco, no me engañaré. Pues conozco que existo, conozco también esto mismo, que me conozco".

San Agustín, La Ciudad de Dios, Libro XI.

2 comentarios:

Pururumon dijo...

Por este hombre estuve 31 horas despierto...

·Carmen Thomàs· dijo...

Qué dios o.O

Tu con San Agustín y yo con Fredierico Nietgche... xD
Ya que me conozco, no me engañaré, porque si me engañase... [Mejor no me pongo a escribir rayadas xD Pobre Pepe, va a reventarle la cabeza xD].

Tururu(8) Me encanta tu blog